Historia

¿CÓMO NACIÓ LA TRIBU?

A mediados de Enero de 1987 la doctora Gioconda de Márquez convoca a un grupo de personalidades de la región con la intención de dar calor a un proyecto creado por su fallecido esposo Jesús Márquez. 

La mentalidad creadora y visionaria de Jesús Márquez llegó a concebir la idea que el pueblo oriental, deportista por excelencia y beisbolista por naturaleza, debía tener un equipo propio en la Liga de Béisbol Profesional de Venezuela, cuya sede sería Puerto La Cruz, dada la estrategia de su ubicación geográfica y aunado al incremento del desarrollo económico y social de la entidad portocruzana en los últimos años, especialmente en la actividad turística.

Bajo esta concepción se instituyó un comité promotor conformado por integrantes de las fuerzas vivas del Estado, que entre otras actividades, tendría la misión de crear el ambiente propicio para solicitar a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional una franquicia para Puerto La Cruz.

De igual forma este comité motivó a distintos empresarios de la ciudad de Guayana para que conjuntamente se hiciera la solicitud formal de las dos franquicias.

En la convención de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, efectuada en la ciudad de Porlamar en Mayo de 1987, bajo la presidencia del periodista Duilio DiGiacomo, se introduce esta petición conjuntamente con la de Guayana.

Entre los requisitos exigidos por la Liga estaba pautado que se construyera una compañía anónima; por tal circunstancia el 15 de Julio de 1987 se registra la sociedad mercantil Caribes de Oriente Béisbol Club, C.A, con la participación de 21 socios y capital de Bs. 6.000.000,00.

A partir del año 1987, la organización Caribes de Oriente inició un largo y difícil peregrinar por las diversas instituciones nacionales, estatales y municipales, con la finalidad de buscar el apoyo económico para la conclusión de las obras de remodelación del estadio Alfonso "Chico" Carrasquel, escogido como sede del equipo por sus características y ubicación, a la vez que llenaba el requisito de posibilidad de ampliación para albergar quince mil fanáticos, siete mil de ellos instalados en la tribuna, entre sillas y bancos.

Otra dificultad adicional complicaba cada vez más la posibilidad de Caribes de Oriente de iniciarse como equipo de béisbol profesional y lograr su definitiva aprobación por parte de la liga, y ese era que no aparecía el equipo que hiciera pareja con la tribu oriental, puesto que era necesario para la expansión del béisbol criollo una cifra par. 

Guayana declinó sus aspiraciones a convertirse en sede para la pelota criolla por no mostrar interés en dicho proyecto de expansión.

Debido a esto la organización Cocodrilos de Caracas exigía ser franquicia beísbolistica para operar en la ciudad capital, situación que fue vetada por las normas del béisbol organizado de tener más de dos equipos en una misma ciudad; por lo tanto quedó eliminada esa posibilidad y Curazao, que apareció como remota opción, representaba costos exagerados para los equipos, aparte de otras dificultades de índole geopolítico.

En la convención de Mérida realizada en mayo de 1990 bajo la presidencia del Dr. Rafael Marcial Garmendia, se aprobó la expansión de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional a ocho equipos, con la incorporación de Caribes de Oriente con sede en Puerto La Cruz y Petroleros de Cabimas con sede en la ciudad de Cabimas. Estos nuevos equipos iniciarían actividad a partir de la temporada 1991/1992.

El costo de las nuevas franquicias fue tasado en quince millones de bolívares, más otros tres por aplicación de cláusula penal de la liga por no tener las instalaciones en condiciones adecuadas a su criterio, para el 30 de Abril de 1991. De esta manera se puede interpretar que el costo real de la franquicia oriental fue de 18 millones de bolívares en aquella oportunidad.

A partir de 2005 el equipo con sede en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel pasa a denominarse Caribes de Anzoátegui B.B.C. La idea de variar el nombre de la divisa tiene varios años gestándose dentro de la propia organización aborigen, en primer lugar para lograr una mayor identificación de la fanaticada anzoatiguense con el club.

En segundo término la modificación del nombre de la franquicia trajo como consecuencia abrir la posibilidad que otros estados de la región oriental, por ejemplo Nueva Esparta con los Bravos de Margarita actualmente, puedan contar con una novena a mediano plazo en una venidera expansión de la liga.

A mediados de 2008, la organización Caribes de Anzoátegui reestructura su Junta Directiva, encabezada en la actualidad por el ingeniero Rafael Gruszka quien funge como presidente de la divisa.

TEMPORADA 1991/1992

Es la campaña de apertura de Caribes de Oriente B.B.C en el béisbol profesional de Venezuela. La novena oriental debutó oficialmente contra Navegantes del Magallanes el jueves 17 de octubre en el estadio José Bernardo Pérez de la capital carabobeña en horario nocturno.

El primer indiscutible por un jugador de la novena oriental se lo acreditó el versátil norteamericano, Joe Hall, ante los envíos del lanzador Lester Straker producto de un batazo al campocorto, y haciendo gala de su velocidad se embazó en la primera almohadilla, que a la postre fue decretado oficialmente como infieldhit. Finalmente la victoria correspondió al club anfitrión imponiéndose sobre Caribes con score de seis rayitas por dos.

La presentación inaugural en Puerto La Cruz fue el día sábado 19 de octubre siendo los Tiburones de La Guaira su primer rival, con un una buena asistencia del público oriental al parque Alfonso “Chico” Carrasquel, ese mismo día sirvió como motivo de inspiración para que Caribes se adjudicara su primera victoria de la temporada y de su naciente historia imponiéndose sobre los escualos litoralenses con pizarra de 10 carreras por 4.

Entre los hechos más resaltantes de esa temporada inicial de Caribes en la pelota rentada, fue la última actuación de Antonio Armas como jugador activo vistiendo la camiseta de la novena oriental después de haber militado por muchos años con los Leones del Caracas.

El día 29 de diciembre, durante el primer encuentro de una doble tanda, Armas conectó ante su exequipo el cuadrangular 97 de por vida, esta jornada significó su despedida como jugador activo del béisbol profesional venezolano.

En la continuación de esa doble cartelera, el norteamericano Joe Hall se convirtió en el segundo pelotero en la historia de nuestro béisbol, después de César Tovar, en jugar las nueve posiciones, siendo hasta el momento el único jugador extranjero en realizar esta hazaña en Venezuela. Otra proeza realizada por Hall fue conectar ocho hits de manera consecutiva contra el pitcheo de los Navegantes del Magallanes en dos jornadas distintas, cinco en una y tres en otra.

Otros aspectos resaltantes de esta temporada fueron los 20 outs realizados por Leonardo Hernández jugando la primera almohadilla el 31 de octubre ante los Tiburones de La Guaira, luego el 8 de noviembre aparecieron en el line-up de Caribes los hermanos Antonio, Marcos y Julio Armas, finalmente el sábado 9 de noviembre los corredores de Caribes se estafaron nueve bases en un encuentro ante los Petroleros de Cabimas en Puerto La Cruz

En ésta su primera experiencia en el béisbol profesional venezolano, Caribes dejó registro de 20 victorias y 40 derrotas ocupando el cuarto lugar en su división a 16.5 juegos de la punta.

Cabe destacar que dos fueron los managers de la novena oriental, Rick Patterson desde el inicio de campaña hasta el 26 de noviembre y desde ese día hasta el último de esa temporada se encargó Don Cooper.

TEMPORADA 1992/1993

Para esta zafra la novena oriental trae a nuestro país nuevamente al norteamericano Jeff Frye, quien vino con experiencia en las Grandes Ligas tras haber actuado con los Vigilantes de Texas, ratificando sus progresos en materia peloteril conquistó el campeonato de bateo con un promedio de .385, siendo el primer pelotero de Caribes en lograrlo.

Otro jugador que se destacó en esta campaña fue el norteamericano Scott Cepicky quien encabezó la liga en cuadrangulares con 13 y en carreras impulsadas con 36. En su segundo año con la tribu oriental, Joe Hall igualó la marca nacional de triples con diez, la cual compartió con Félix Rodríguez y Joe Cannon, ambos de los Navegantes del Magallanes.

Pedro José Chávez participó en los 60 juegos del calendario regular, cabe destacar que éste pelotero fue el jugador más valioso de la XVII edición del Juego de las Estrellas celebrado en Puerto La Cruz y fue selecto por la gerencia deportiva de numeritos del béisbol venezolano como “Regreso del Año”, mientras que Todd Pratt, fue líder en slugging con un porcentaje de 545, y el lanzador Jerry Kutzler lanzó tres juegos completos en esta zafra.

El récord de Caribes de Oriente, que estuvo bajo la dirección de Tony Franklin, fue de 27 triunfos y 33 reveses en esta campaña, ocupando el cuarto lugar en su división a 10.0 juegos de la punta.

TEMPORADA 1993/1994

Para esta zafra la novena oriental trae a nuestro país nuevamente al norteamericano Jeff Frye, quien vino con experiencia en las Grandes Ligas tras haber actuado con los Vigilantes de Texas, ratificando sus progresos en materia peloteril conquistó el campeonato de bateo con un promedio de .385, siendo el primer pelotero de Caribes en lograrlo.

Otro jugador que se destacó en esta campaña fue el norteamericano Scott Cepicky quien encabezó la liga en cuadrangulares con 13 y en carreras impulsadas con 36. En su segundo año con la tribu oriental, Joe Hall igualó la marca nacional de triples con diez, la cual compartió con Félix Rodríguez y Joe Cannon, ambos de los Navegantes del Magallanes.

Pedro José Chávez participó en los 60 juegos del calendario regular, cabe destacar que éste pelotero fue el jugador más valioso de la XVII edición del Juego de las Estrellas celebrado en Puerto La Cruz y fue selecto por la gerencia deportiva de numeritos del béisbol venezolano como “Regreso del Año”, mientras que Todd Pratt, fue líder en slugging con un porcentaje de 545, y el lanzador Jerry Kutzler lanzó tres juegos completos en esta zafra.

El récord de Caribes de Oriente, que estuvo bajo la dirección de Tony Franklin, fue de 27 triunfos y 33 reveses en esta campaña, ocupando el cuarto lugar en su división a 10.0 juegos de la punta.

TEMPORADA 1994/1995

En su cuarta participación en la pelota rentada de nuestro país, Caribes de Oriente experimentó una de sus campañas más positivas en su naciente historia por lo competitivo que se mostró la novena en este torneo beisbolístico, puesto que peleó – sobretodo en las últimas semanas – por estar entre los mejores clasificados a la ronda de play offs.

Entre los aspectos positivos que resaltaron en esta campaña, sobresale lo hecho por el lanzador norteamericano, Alan Levine, quien propinó 11 ponches a la toletería de Leones del Caracas el 19 de noviembre.

El 17 de Diciembre se empató un récord de la liga cuando Darren Bragg recibió su boleto número 59 en un partido contra los Tiburones de La Guaira. Tres días después ante Petroleros de Cabimas, Bragg recibió su pasaporte número 60 para así convertirse en el bateador en recibir más boletos en una temporada, algo que estableció el 29 de diciembre contra Leones del Caracas llegando a 70 bases por bolas recibidas.

El 18 de diciembre Joe Oliver descargó frente a los envíos del pitcher de Tiburones de La Guaira, Igor Oropeza, el segundo grand slam en la historia realizado por un jugador de Caribes de Oriente.

El criollo Luis Galindo impuso nuevo récord para Caribes de Oriente bateando consecutivamente 7 imparables en ocho turnos legales en par de jornadas distintas (De 4-4 el 26/12/94 contra Leones del Caracas y de 4-3 el 27/12/94 ante Tiburones de La Guaira).

Finalmente, Caribes de Oriente en su cuarta campaña en el béisbol profesional venezolano, alcanzó 27 triunfos y 33 reveses, ocupando el tercer lugar en su división a 6.0 juegos de la punta.

Cabe destacar que en esta zafra la tribu oriental fue dirigida al principio por Fred Kendall, que fue sustituido a mediados de temporada por Don Cooper y Luis Aponte.

TEMPORADA 1995/1996

Caribes de Oriente alcanzó nuevamente el tercer lugar en su división a 5.0 juegos de la punta. En esta zafra se encargaron de dirigir a la novena oriental los estrategas Doug Mansolino y Rigoberto Mendoza.

Entre los aspectos que destacaron en esta temporada, resaltó Nigel Wilson, quien el 5 de diciembre conectó cuadrangular con bases llenas, tercero en la historia de Caribes de Oriente, frente a los envíos del pitcher de Leones del Caracas, Willie Banks.

Carlos Álvarez estableció nueva marca en la pelota venezolana al ser golpeado 11 veces por los lanzadores contrarios, rompiendo el récord que tenia Bob Natal desde la temporada 91/92 cuando lo golpearon en 10 oportunidades.

El lanzador Wilmer Montoya implantó el récord de 15 juegos salvados en una temporada por un venezolano. Mientras que Scott Ruffcorn comandó al equipo en victorias (7).

TEMPORADA 1996/1997

Caribes de Oriente en su sexta campaña en el béisbol profesional clasificó a la ronda semifinal con el puesto del comodín, siendo ésta la primera vez en su historia que accede a estas instancias.

Un contundente triunfo de 14 carreras por 1 ante Águilas del Zulia, en un juego extra realizado el 2 de enero en el estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, permitió a la novena oriental saborear su primera experiencia en las semifinales.

Encabezados por Magglio Ordóñez, quien al final de la ronda eliminatoria fue electo como el Jugador Más Valioso del torneo, y un grupo de importados rendidores, entre ellos Les Norman, Rod McCall, William Pennyfeather y Casey Whiten, quien lideró al equipo en victorias (7), se complementaron acertadamente con los jóvenes de la escuadra, para ayudar a que la tribu oriental experimentara una de sus campañas más positivas en la pelota venezolana.

En plena ronda de play offs, específicamente el 20 de enero, Caribes de Oriente implantó un nuevo récord en la pelota venezolana al abanicar a 17 contrarios en nueve episodios completos, una marca que se mantiene vigente.

A pesar de la satisfacción de haber logrado la clasificación a las semifinales contra todo pronóstico, la novena oriental dejó registro de cuatro victorias y doce derrotas, a ocho juegos del primer lugar. 

En cuanto a la ronda eliminatoria, hay que resaltar que el 21 de noviembre el equipo Pastora de Occidente propinó a la tribu su primer juego sin conectar de hits ni anotar carreras.

En esta histórica campaña Caribes estuvo bajo la dirección de Pompeyo Davalillo, quien fue electo por los estrategas y coaches de los distintos equipos como el Mejor Mánager del equipo “Todos Estrellas” de la LVBP.

TEMPORADA 1997/1998

De la mano nuevamente de Pompeyo Davalillo como manager Caribes de Oriente, en su séptima campaña en el Béisbol Profesional, clasificó por segundo año consecutivo al round robín con el puesto del comodín con un record de 30 triunfos y 34 reveses, ocupando el tercer lugar en su división a 7.0 juegos de la punta.

Los aborígenes se apoyaron en la fuerza de Magglio Ordóñez, quien despachó 8 vuelacercas y remolcó 40 rayitas, pero sin duda alguna la clave del éxito radicó en la producción de los peloteros criollos, entre ellos Tomás Pérez quien tuvo el mejor promedio ofensivo dentro del equipo (.310).

El 10 de Enero el norteamericano Shawn Hare, ante los lanzamientos de Ugueth Urbina, batea cuadrangular con bases llenas en el octavo episodio para convertirse en el primer jugador de Caribes en descargar este tipo de vuelacercas en la semifinal.

Diez días más tarde, Magglio Ordóñez rompió la marca impuesta por Andrés Galarraga (1992/1993) y Greg Gubanich (1996/1997) al conectar más cuadrangulares en semifinales con 6.

Pero en su segunda experiencia en ronda de playoffs, la tribu oriental alcanzó record de siete victorias y nueve derrotas, a cinco juegos del primer lugar, la inexperiencia nuevamente pesó en Caribes, quien en la primera semana del round robin estuvo coqueteando con el primer lugar mostrando agresividad en cada juego celebrado.

TEMPORADA 1998/1999

Luego de haber alcanzado la clasificación a la ronda semifinal durante las dos últimas campañas, Caribes de Oriente finalizó en el último puesto de la división oriental con 24 ganados y 37 perdidos, a 10.5 juegos del primer lugar.

Entre los más sobresalientes por la tribu oriental destacó una vez más el jardinero Magglio Ordóñez, quien finalizó como tercer mejor bateador de esta justa con .322 de promedio, tercero en cuadrangulares (7) y quinto mejor impulsor (38).

Mientras que los lanzadores Tony Armas Jr. y Argenis Conde finalizaron terceros en la tanda de ponches con 46 respectivamente, y el norteamericano Ken Vining comandó a Caribes en victorias con cinco.

TEMPORADA 1999/2000

Con Alfredo Pedrique como nuevo manager, Caribes de Oriente logra su primer titulo divisional en la historia de nuestra pelota, al alcanzar record de 32 victorias y 25 derrotas.

Caribes en su casa fueron prácticamente invencibles ganando 24 de 28 juegos, incluyendo la victoria absoluta en las seis dobles tandas realizadas en esta zafra.

Fue una temporada muy atípica por todos los inconvenientes que ocurrieron en el país a mediados de diciembre producto de la tragedia en la localidad de Vargas.

El plan trazado desde la gerencia deportiva del club se cumplió a cabalidad, ello permitió, que además de Magglio Ordóñez, se pudieran ver en acción a jugadores como Carlos Lee, José Macías, quien finalizó como segundo mejor bate de la liga con .370 de promedio, Jon Nunnaly, además del aporte dado en el terreno por parte de Tomás Pérez, Fernando Lunar, Argenis Conde - quien finalizó segundo en victorias (8) y tercero en ponches (49) - y Carlos Silva, quien sorprendió en su año de novato consiguiendo cinco victorias.

Durante la ronda semifinal, específicamente el 13 de enero en Araure, William Martínez propinó un juego sin hits ni carreras al Pastora de Los Llanos.

De lamentar fue sin lugar a dudas el vil asesinato del joven serpentinero y gran prospecto Asdrubal Infante (Q.E.P.D.), quien permanecerá perenne en la mente y el corazón de toda la gran familia caribeña y del pueblo oriental.

En su tercera intervención en la postemporada, Caribes de Oriente finalizó con record de cinco victorias y once derrotas, a cinco juegos del primer lugar.

TEMPORADA 2000/2001

Tras un mal comienzo de campaña y lo poco productivo que estuvieron algunos jugadores importados, la novena oriental quedó eliminada al concluir con record de 26 victorias y 35 reveses, ocupando el tercer lugar de la división oriental a 5.5 juegos del primer lugar.

De lo positivo que resaltó en esta temporada, destacó la producción de Alejandro Freire, quien entre el 21 de octubre y el 1 de noviembre conectó extrabases en 9 de 10 juegos (5 tubeyes y 4 jonrones); además de sumar 11 partidoss dando por lo menos un imparable.

El 25 de noviembre José Miguel Nieves conectó un jonrón con las bases llenas ante los envíos de Ben Simon de Pastora de Los Llanos para convertirse en el cuarto jugador en la historia de Caribes en conseguirlo.

Por primera vez dentro de la franquicia, el novel Víctor Martínez golpea par de vuelacercas, la hazaña la logró el 29 de noviembre en el estadio “José Pérez Colmenares” de Maracay ante el pitcher Josmír Romero, en los innings quinto y séptimo.

El 9 de diciembre, José Francisco Malavé, quien al final de la campaña fue elegido como “Regreso del Año”, le batea a Keíno Pérez de los Leones del Caracas el quinto grand slam en la historia de Caribes en el tercer episodio en Puerto la Cruz.

Los días 9 y 10 de diciembre frente a los Leones, Eliézer Alfonzo colecciona nueve carreras empujadas (4 y 5 respectivamente), además de conectar un jonron en cada partido.

Fue la última campaña de Alfredo Pedrique en el mando de la tribu oriental, que no la finalizó ya que fue cesanteado a mediados de temporada y fue sustituido por Rouglas Odor.

TEMPORADA 2001/2002

A partir de esta temporada la tribu oriental cambia los colores de su uniforme y estrena manager en la figura de Omar Malavé quien catapultó a Caribes de Oriente en el liderato de la división oriental por segunda vez en la historia al finalizar con marca de 34 victorias y 28 derrotas.

Esta campaña estuvo marcada más que todo por el sorprendente accionar ofensivo que mostró Caribes, puesto que colectivamente los jugadores de la tribu remolcaron un total de 310 carreras - parte de ellas logradas por José Francisco Malave (48), Tomás Pérez (39) y Eliézer Alfonzo (32) - además de haber alcanzado un promedio de .285, que facilitó sobremanera el pase a la ronda semifinal.

De resaltar lo hecho el 21 de Octubre por el lanzador Argenis Conde, quien superó la cifra de 700 innings lanzados en nuestra pelota. En la jornada del 28 de octubre, la tribu derribó una marca que ostentaba desde el día 27 de Diciembre de 1968 los Leones de Caracas, cuando diseminaron un total de once hits consecutivos en un inning.

El 20 de Noviembre cinco peloteros de Caribes de Oriente derribaron la marca de seis jonrones en un juego impuesto por Magallanes (1953), Tiburones (1967) y Leones (1982) al descargar siete cuadrangulares, Tomás Pérez comenzó este festival de batazos y se convirtió en el primer criollo que despacha tres vuelacercas en un juego, los restantes bombarderos fueron: José Francisco Malave, Tike Redman, Víctor Martínez y Eliézer Alfonzo, quienes conectaron los estacazos ante los envíos de los lanzadores de Tiburones de La Guaira: Brad Cornett, Gerardo Casadiego y Eduardo González.

Pero en su cuarta participación en la ronda de playoffs, Caribes de Oriente no consiguió la misma suerte que le acompañó en la ronda eliminatoria al finalizar último con una margen de dos victorias y catorce derrotas, a diez juegos del primer lugar.

TEMPORADA 2002/2003

Un mal comienzo de campaña impidió que Caribes de Oriente prácticamente no saliera del tercer y cuarto lugar de la división oriental en esta zafra. Finalmente, y por consecuencia del paro nacional que imposibilitó la culminación de este campeonato, la tribu oriental finalizó con marca de 18 victorias y 24 derrotas, a 6.5 juegos del primer lugar.

Entre los más destacados durante este accidentado torneo, destacan: Eliézer Alfonzo, quien despachó ocho cuadrangulares e impulsó 29 rayitas para finalizar segundo en este renglón, Luis Rodríguez quien promedió para .310 con el madero, Víctor Martínez y Luis González quienes conectaron seis y cinco batazos de vuelta completa respectivamente.

TEMPORADA 2003/2004

Por tercera vez en la historia Caribes de Oriente se adjudica el banderín de la división oriental, finalizando con marca de 33 victorias y 29 reveses coronándose por tercera vez en su historia como campeones de la división oriental.

De la mano de Dave Machemer como nuevo estratega, Caribes prácticamente estuvo indetenible en su avance a la ronda de playoffs, debido a que nunca bajaron del primer peldaño de la división oriental dejando un buen registro de victorias, sobretodo en la carretera, en las primeras semanas de octubre y noviembre.

Campaña exitosa donde se derrumbaron varios records colectivos e individuales, como los 80 imparables de Omar Infante - quien vino de su primera experiencia como bigleaguer - o la combinación de poder en Luis González y Eliezer Alfonzo quienes impulsaron 104 carreras, además de la demostración terminante del “Relevista del Año” Elio Serrano, quien rescató 14 partidos.

Una de las actuaciones más sorprendentes fue la del joven Alberto Callaspo, quien rindió mucho, especialmente con el bate (.343), al punto de quedar segundo en la votación para novato del año.

Otro novel que se consagró con la novena oriental fue el lanzador Fernando Nieve, quien con su brillante exhibición en el montículo se ganó el ser abridor de confianza para la causa de Caribes, apenas en su primera experiencia en nuestra pelota profesional. Lamentablemente, y cuando más se le necesitaba, fue privado de actuar por su organización en el norte luego de sumar 4 victorias con formidable efectividad de 1.80.

También es de recordar el juego celebrado en el Alfonso “Chico” Carrasquel el 11 de enero ante Pastora de Los Llanos, donde un racimo de ocho carreras en la parte baja del noveno capitulo, amparados entre otras conexiones por el cuadrangular de Lino Connell, hicieron posible la remontada más espectacular de la novena indígena en estas etapas de semifinal.

El regreso triunfal del “Caribe Mayor” Magglio Ordóñez ante la afición que lo vio crecer en el mundo del béisbol y la adición en post-temporada de Robert Pérez, así como también los lanzadores Gustavo Chacín, Tim Harikkala y el grande liga Orber Moreno, éste último durante la fase final, sin duda alguna fueron motivos de tertulia constante entre los amantes de la pelota durante la etapa culminante de esta campaña.

Un total de 10 triunfos en el todos contra todos hicieron posible la tan ansiada primera clasificación a la final, que se logró el 18 de enero ante los Leones del Caracas en el estadio Universitario.

La suerte acompañó al equipo bengalí, pero quedó la satisfacción en la afición oriental, de no solo el obtener el subcampeonato, sino de vivir la gran experiencia de disputar una final, que además de inédita fue emocionante y batallada.

TEMPORADA 2004/2005

Los orientales demostraron su condición de subcampeones de la campaña 2003/2004 al alcanzar por sexta vez la clasificación a semifinales. Nuevamente el factor historia se hizo presente en el conjunto oriental, debido a que obtienen un total de 36 victorias en la ronda regular superando la anterior marca de 34 obtenida en la campaña 2001/2002.

Además, el marabino Lino Connell se convirtió en el segundo jugador de Caribes, primer criollo en lograrlo, en adjudicarse la corona de bateo de nuestra pelota con un astronómico promedio de .378, algo que no ocurría desde la campaña 1992/1993 cuando Jeff Frye se alzó como líder bate de la mencionada zafra.

Lo que destacó enormemente a Caribes durante este certamen fue el asombroso accionar de los peloteros criollos, en especial los lanzadores Ismael Ramírez, líder en victorias de la tribu, Fernando Nieve, Alberto Bastardo, Wilfredo Rodríguez, José García, Joan López y el resto de los brazos orientales quienes fueron factores determinantes en pro de la clasificación a postemporada.

Otro factor que definió el éxito de Caribes en esta campaña fue el poder, colectivamente alcanzaron un total 607 imparables, 61 cuadrangulares, 318 empujadas y un promedio de .291, tercero mejor del certamen, dichas cifras son topes hasta ahora en la historia de la tribu.

Además los Caribes pudieron contar con casi todos sus grandesligas durante este certamen, a excepción de Magglio Ordóñez, Víctor Martínez y Carlos Zambrano, quienes trajeron solidez, experiencia y espíritu de lucha a las aspiraciones de la tribu.

Pero en su sexta participación a la postemporada, Caribes finalizó en el tercer lugar a tres juegos del primer lugar. La lesión de jugadores claves como Dave Kelton, Ron Calloway, Carlos Silva y Elio Serrano, quien se perdió casi toda la zafra, fueron el impedimento para que Caribes no pudiera revivir una posible revancha con los Tigres de Aragua en la gran final.

TEMPORADA 2005/2006

Bajo la nueva denominación Caribes de Anzoátegui B.B.C. la tribu oriental participó en su decimoquinta campaña en la LVBP demostrando que es uno de los clubes más exitosos y ganadores en la actualidad.

Con Luis Dorante como nuevo estratega los aborígenes se las arreglaron para estar en la pelea de la clasificación durante esta campaña, que fue una de las más disputadas en la división oriental, en la cual alcanzó su séptima clasificación a la ronda semifinal en el puesto de comodín finalizando con record de 32 triunfos por 30 derrotas.

Sin lugar a dudas todos recordarán este certamen como el torneo del curazoleño Yurendell De Caster, este versátil pelotero puso su nombre en varios departamentos ofensivos de la liga, pero lo que más asombró fue la lucha que tenía junto con Tom Evans (Cardenales de Lara) por la marca de más cuadrangulares en una campaña todavía en poder del inmortal Baudilio Díaz con un total de 20 conseguido en la zafra 1980/1981, ambos solamente pudieron llegar a 17.

También es de recordar la marca interna de más partidos consecutivos conectando al menos un hit que empató Juan Rivera a la dejada por Jeff Frye en la 1992/1993 con 17, además de la extraordinaria labor del lanzador Alex Herrera quien se erigió para sorpresa de muchos como el líder en victorias del club (6), en ponches (52) y en efectividad (3.21), por esta actuación fue elegido por los medios de comunicación de nuestro país como “Regreso del Año”, siendo el tercer jugador de Caribes en conseguir esta distinción.

Pero en su séptima participación a la ronda semifinal los aborígenes no pudieron llegar a las instancias finales debido al alto promedio de efectividad que exhibió el cuerpo de lanzadores tanto en la ronda regular (4.83) y en la postemporada (5.28).

TEMPORADA 2006-2007

Luego de cuatro temporadas consecutivas clasificando a la ronda semifinal - siete de las nueve últimas - la novena oriental quedó fuera de cualquier opción campeonil al finalizar cuarto en la división oriental con record de 26 triunfos por 36 derrotas.

Muchos factores influyeron para tal resultado adverso, como las lesiones, deserciones de jugadores claves, falta de productividad ofensiva (.257) y la ineficacia en el pitcheo (4,26).

Durante la zafra la gerencia indígena cesanteó al manager Luis Dorante, quien solo pudo ganar 15 de 35 encuentros. Posteriormente se contrató al conocido de la afición, Dave Machemer, pues fue estratega que llevo a los orientales a disputar su primera final en la LVBP.

La segunda experiencia de Machemer no pudo ser peor, debido a que no alcanzó triunfos en 8 encuentros y al final se le dio el voto de confianza a Marcos Davalillo para dirigir a los aborígenes en las últimas 15 jornadas.

Davalillo conocedor del equipo con 10 años de experiencia en el club ganó 9 y perdió 6 en las últimas semanas de la campaña dejando una mejor imagen y esperanza para la próxima zafra.

Entre lo positivo a destacar de esta temporada, se ubican los 67 indiscutibles de Luis González – segundo en este departamento durante la competición - y las 17 bases estafadas de Chris Walker, igualando la marca interina impuesta por Joe Hall (91/92) y Esix Snead (03/04).

TEMPORADA 2007-2008

Con el propósito de dejar atrás lo ocurrido en la 06/07, la gerencia indígena ratificó al manager Marcos Davalillo como estratega desde el primer día de la campaña, luego del excelente juego y forma de dirigir de los últimos 15 encuentros de la 06-07.

Además, firmó a Enrique Brito como nuevo gerente deportivo, tras su brillante labor con la organización Tigres de Aragua. Dichas decisiones dieron resultados históricos para una organización que cumplía 17 temporadas en la LVBP. Caribes clasificó por octava oportunidad a una ronda semifinal pero con registros impresionantes: Mayor número de victorias (39), en calidad de visitantes (18) y por blanqueo (6).

La novena indígena fue la mejor en carreras anotadas (334), cuadrangulares conectados (58), carreras empujadas (308), bases alcanzadas (873), slugging (.421) y segundos en imparables conectados (569), bases por bolas recibidas (231), base robadas (36) y promedio colectivo reflejando .274.

Los lanzadores no se quedaron atrás, primeros en victorias (39), segundos con juegos salvados (22), pitcheo con el menor número de hits permitidos y segundos en WHIP (1,28).

En relación a las actuaciones individuales vale destacar la conquista de tres premios para los más destacados de la campaña, entre ellos, el “Manager del Año” para Marcos Davalillo, primer estratega indígena en obtener dicho galardón. Eliézer Alfonzo fue el “Jugador Más Valioso” de la temporada, gracias a números imponentes como 15 cuadrangulares y 47 empujadas durante 53 encuentros. Y el zurdo Alex Herrera se llevó la distinción de “Pitcher del Año” con su récord de 8-2 y efectividad de 3,89 y 52 abanicados.

No se puede olvidar trabajos como los del relevista Travis Hughes, quien en 19 presentaciones gano 3 juegos y salvó 14 con 22 abanicados durante 22 episodios de labor y efectividad de 0.81. Las aperturas de Ariel Prieto y Mike Smith entre ambos sumaron 10 victorias por 4 derrotas y las sorpresas de figuras jóvenes como José Rojas, Willy Bravo, Alberto Bastardo y Amalio Díaz, quienes contribuyeron con la causa aborigen.

Ni hablar de la ofensiva con la presencia de importados de lujo como el trío conformado por Jody Gerut (.390 141-55) con 22 empujadas, 34 anotadas y 14 extrabases, el boricua Andrés Torres, quien sumó 32 extrabases entrando en los libros de récord de nuestro béisbol y Rico Washington quien dejó promedio de .305 con 36 empujadas, 34 anotadas y 21 extrabases, incluyendo 8 vuelacercas.

La experiencia durante la ronda semifinal fue diferente, de nuevo las lesiones y las deserciones se presentaron en la novena oriental para finalizar con record de 5 y 11 en el cuarto lugar.

TEMPORADA 2008-2009

La novena aborigen finalizó su décima octava temporada en la LVBP con record adverso de 28 triunfos por 35 derrotas, ubicándose en el sexto lugar, quedando fuera de la postemporada por cuarta vez en los últimas 12 zafras.

Durante la campaña fue cesanteado el manager Álvaro Espinoza quien dejo record de 18 victorias por 21 reveses. Posteriormente se designó al gerente deportivo del club, Enrique Brito, como estratega de los aborígenes para los últimos 24 encuentros. Bajo la dirección de Brito los indígenas ganaron en 10 oportunidades por 14 derrotas.

Uno de los aspectos que falló durante toda la zafra fue el pitcheo abridor (11-24 con efectividad de 6.06) y la falta de producción ofensiva con apenas promedio de .250 con hombre en posición anotadora.

De lo positivo de la campaña hay que destacar la labor del capitán del club, Luís González, líder en juegos jugados (58), carreras anotadas (36), hits conectados (76) a solo 4 del record de la franquicia que ostenta Omar Infante (80) en la 2003-2004, dobles (10), carreras empujadas (30) y promedio con .350.

El careta oriental, Eliezer Alfonzo, conectó 12 vuelacercas para acumular 73 de por vida en la LVBP, superando a Leonardo Hernández y ubicándose en la quinta casilla entre los peloteros con mayor número de cuadrangulares en la liga.

Otro pelotero con buena labor fue Alex Herrera, si bien su record no reflejó su trabajo. El lanzador zurdo sumó su cuarta campaña consecutiva con más de 50 abanicados (53) en 64 episodios de labor en 13 aperturas.

Carlos Vásquez fue el serpentinero con mayor número de presentaciones con 25 y buena efectividad de 2,38 y José García con su excelente trabajo como relevista largo acumuló cuatro victorias.

TEMPORADA 2009-2010

Campaña para el olvido para la novena oriental al terminar con 22 triunfos por 41 derrotas (record de reveses para la franquicia) en el último lugar a 19 juegos de la punta. Muchas dificultades para alcanzar victorias en la carretera con apenas 5 triunfos por 26 caídas y apenas por arriba de quinientos en casa con marca de 17-15, saliendo de la postemporada por segundo año corrido.

Una vez más el pitcheo decepciono al mostrar efectividad de 5,38, los abridores apenas alcanzaron 6 triunfos por 26 derrotas y 5,83 carreras limpias por cada nueve episodios de labor. Como dato sobre la pobre actuación de los serpentineros a mediados de noviembre se produjo la primera apertura de 5 episodios por parte de un lanzador oriental.

Uno de los pocos aspectos positivos a destacar se encuentra el nacimiento de una figura importante para la organización y para nuestro béisbol, Alexi Amarista. En su primer año como profesional bateo para .339 con 65 indiscutibles en 192 turnos legales y 19 extrabases. El joven prospecto oriental entró en los libros de records de la LVBP a igualar la marca de triples (10) en una campaña. El 13 de diciembre en su turno 159 ante los envíos de Sergio Escalona de Cardenales de Lara logro dicha hazaña…

El careta oriental, Eliezer Alfonzo, conectó 7 vuelacercas para acumular 80 de por vida en la LVBP, ubicándose en la quinta casilla entre los peloteros con mayor número de cuadrangulares en la liga.

Pedro Rodríguez fue el serpentinero con mayor número de presentaciones con 28 y mejor efectividad (2,31). Termino con record de 5 victorias por 3 derrotas, par de salvados y cinco holds.

TEMPORADA 2010-2011

La campaña de la cosecha, justamente en la vigésima temporada de la novena oriental se alcanzó el tan ansiado título de la LVBP. La tribu venía de 76 derrotas en los últimos dos años, pero la nueva gerencia indígena dio un vuelco definitivo con medidas claves para construir un equipo ganador. 

Una de las decisiones gerenciales fue la contratación de un manager con jerarquía y disciplina como el dominicano Julio Franco, aparte de un cuerpo técnico con pleno conocimiento de la liga como Mike Álvarez, Ariel Prieto y Freddy González.

Fue así como con la mezcla de juventud de jugadores como Amarista, Herrera, Ramírez, Tabata, Romero, Álvarez, Villarreal, Gil, Oliveros y la experiencia de Alfonzo, Pinto, Camacho, Molina y Alex Herrera se logró el cometido. 

Caribes clasificaron a la postemporada tras finalizar tercero en la regular con marca de 34-29, luego con la contribución de los refuerzos Suarez, Salazar, Chavez y Tapia lideraron la semifinal todos contra todos con record de 11-5 y se llevaron el título ante los Tigres de Aragua en siete emotivos encuentros con la inclusión de Josh Kroeger y Luis Jiménez como refuerzos, este último elegido como el jugador más valioso de la instancia final.

El staff de lanzadores encabezado por Andrew Baldwin, (5-2 2,08) quien se erigió como el “Pitcher del Año” fue uno de los aspectos más importantes en el camino exitoso de los indígenas. Caribes finalizo con la mejor efectividad (3,41), menor cantidad de carreras limpias permitidas (200), menor cantidad de hit permitidos (477).

El aporte ofensivo durante la ronda regular tuvo como protagonista a Alexi Amarista quien bateo para .295 con 64 indiscutibles, 9 jonrones y 34 empujadas. Igualmente destacó con el madero Juan Pablo Camacho quien fue elegido como el mejor jugador de la 9na y 10ma semana de la ronda eliminatoria.

TEMPORADA 2011-2012

La novena oriental defendió el campeonato alcanzado en la campaña 2010-2011 de manera ejemplar. La tribu finalizo en el segundo lugar durante la ronda regular con record de 33 triunfos por 30 derrotas, con 20 lauros obtenidos en el “Chico” Carrasquel. Solo quedo apeado de la final en una jornada extra durante la ronda semifinal al terminar con marca de 9 victorias por 7 caídas junto a Tiburones de La Guaira y Navegantes del Magallanes.

Una vez más el pitcheo fue el factor primordial para la obtención de triunfos. Renyel Pinto y Jon Hunton se llevaron la distinción de Pitcher y Relevista del Año con presentaciones excelentes. Pinto sumó seis triunfos por un revés con efectividad de 2.43 y 73 abanicados en 13 aperturas. Por su parte Hunton se erigió como el líder en rescates en la LVBP con 18 nueva marca para la novena indígena. No podemos dejar de mencionar el accionar por segundo año consecutivo del lanzador derecho Andrew Baldwin, serpentinero con la mayor cantidad de episodios de labor (82.2) y efectividad global de 2,29 en 13 aperturas. Y también el desarrollo de figuras que se están estableciendo en las mayores como Brayan Villarreal y Lester Oliveros.

La adicción de Luis Núñez fue clave en la ofensiva y defensa de la novena indígena. El marabino jugó un campo corto de gran calidad y prestancia y su aporte ofensivo fue superlativo. La combinación Nuñez-Amarista sumó 65 carreras empujadas y el defensor de la segunda almohadilla por tercer año seguido conectó más de 60 indiscutibles. Gran campaña para el utility, Niuman Romero que se convirtió durante toda la zafra en la chispa que encendía la ofensiva aborigen. Participó en todos los juegos, diversos topes personales con 54 hits, 21 anotadas y 77 bases alcanzadas, aparte de una defensa de lujo en cualquier posición del cuadro.

TEMPORADA 2012-2013

Caribes clasificó por decima primera vez al todos contra todos y por tercera campaña consecutiva. En esta ocasión lo hizo de la mano del “Manager del Año” Alfredo Pedrique y sin duda de las destacadas actuaciones de Gorkys Hernández quien fue el líder bate de la zafra con promedio de .372, José Castillo “Regreso del Año” líder en impulsadas con 48, segundo mejor promedio .331 y Jean Toledo quien se llevó la distinción de “Setup del Año” con 34 presentaciones y en 11 oportunidades preservo la ventaja de los aborígenes. Además de contar con el aporte ofensivo del capitán Niuman Romero, Luis Nuñez, Gustavo Molina y Alexi Amarista. Durante la ronda semifinal los orientales finalizaron en el tercer lugar con record de 8 triunfos por igual número de caídas.

La tribu por tercera vez sumó 35 o más victorias en la ronda regular, anteriormente fueron 39, en la 07-08 y 36, en la 04-05…..El 29 de noviembre el conjunto aborigen estableció un nuevo record de hit conectados en un encuentro (21) contra el pitcheo de Magallanes en Valencia. En cuanto al pitcheo el staff de relevistas dejo una excelente marca durante la ronda regular de 20-10 con 3.45 de efectividad, resaltando el trabajo de Jean Toledo, Alex Serrano, Alex Herrera y los foráneos Bruce Pugh, Jon Meloan, Robert Wooten y Jon Hunton.

De manera individual debemos destacar al guardabosque Gorkys Hernández quien estableció nuevos topes personales en todos los departamentos ofensivos y se llevo el título de bateo con promedio de .372 igualando a Jeff Frye y Lino Connell. Hernández sumó 84 indiscutibles nueva marca para el club dejando atrás el registro de Omar Infante con 80 imparables en la 2003-2004.

Por su parte la adhesión de José Castillo a la novena oriental fue el soporte ofensivo para la obtención del pase a postemporada. “El Hacha” experimentó su mejor campaña en la LVBP con números que fueron considerados para jugador más valioso: .331 de promedio, 81 imparables, 107 bases alcanzadas, 48 impulsadas, 380 OBP y .437 slugging cifras extraordinarias para el nativo del estado Guárico. 

Otras marcas personales para recordar fueron los 34 relevos de Jean Toledo, la victoria número 30 en la LVBP para Alex Herrera convirtiéndose en el líder del conjunto oriental superando al derecho Argenis Conde. Las 6 victorias de Alex Serrano en la zafra, el juego perfecto de José Alvarez durante 6.2 episodios ante Magallanes, el juego de cinco hits (tres dobles) de Gorkys Hernandez ante Tiburones, los 600 hits de José Castillo en el profesional, los dos jonrones en un juego de Gustavo Molina y Eduardo Escobar y Alexi Amarista superando los 200 hits y 100 impulsadas en la liga.

TEMPORADA 2013-2014

La novena oriental alcanzó el subcampeonato al disputar su tercera final en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, primera ante los Navegantes del Magallanes. Los aborígenes clasificaron por cuarta campaña consecutiva y por decima segunda vez al todos contra todos, en una zafra que será recordada por los múltiples records conseguidos. Gracias a su labor al frente del conjunto indígena, Alfredo Pedrique fue reconocido como Manager del Año por segundo año consecutivo.

Caribes igualó la mejor actuación en fase eliminatoria en la historia de la divisa al finalizar con 39 victorias (en el “Chico” sumó 23 lauros) por 24 derrotas con cinco juegos de ventajas sobre Águilas del Zulia y Leones del Caracas que ocuparon la segunda plaza. La tribu mantuvo su ritmo ganador en el todos contra todos al registrar 10 triunfos por 6 caídas para avanzar a la final ante los navegantes.

En otro acierto de la gerencia oriental, el experimentado jugador Oscar Salazar se unió al club proveniente de Tiburones de La Guaira aportando cifras extraordinarias. Igualó el tope de cuadrangulares en una zafra con 10 y por tercera vez en su carrera sumó 40 o más carreras empujadas (45 en total).

La combinación explosiva de Cory Aldridge, Leslie Anderson y por segunda campaña seguida el aporte de Jose Castillo fueron los artífices de una zafra exitosa. “El Hacha” se convirtió en el jugador de Caribes con mayor cantidad de indiscutibles en una temporada con 85. Por tercera vez en su carrera acumuló 40 o más remolcadas en una zafra. Aldridge fue el segundo mejor bate de la liga con promedio de .378. Segundo en slugging con .651, en OBP .474, en OPS 1125, 45 impulsadas, 79 hits y 14 cuadrangulares siendo sin duda uno de los toleteros más destacados del torneo.

Igualmente actuaciones como las del capitán, Niuman Romero y Gorkys Hernández quienes superaron varios topes personales y el aporte de Alexi Amarista, Luis Núñez y José Gil hicieron posible establecer nueva marcas para la franquicia en cantidad de carreras anotadas (376), hits (634), dobles (123), cuadrangulares (67) y carreras empujadas (338).

En cuanto al pitcheo el staff de relevistas superó la marca establecida en la 2012-2013 reflejando record de 25-8 con 4.52 de efectividad, resaltando el trabajo de Jean Toledo (5-1 y 4 juegos salvados), Carlos Rojas (5-0) y Pedro Rodríguez (5-1 con 7 rescates)

TEMPORADA 2014-2015

La segunda corona para los aborígenes llegó en su cuarta final disputada en la LVBP, superando y tomando desquite sobre Navegantes del Magallanes al derrotarlos en cinco juegos. Los orientales se llevaron los máximos honores al dominar todas las fases, comandando el campeonato desde octubre hasta enero, manteniendo el primer lugar en la ronda eliminatoria y el todos contra todos.

La tribu cerró el mes de octubre con impresionante record de 17-2, registro comparable solo con la novena Cerveceria Caracas de la zafra 51-52 (17-0), para luego transitar de manera constante los siguiente dos meses de eliminatoria terminando en la cima de la tabla de posiciones con marca de 39 victorias (igualando el record del club) por 24 caídas.

Fue el segundo mejor pitcheo en la regular con 3.78 y la tercera mejor ofensiva al presentar promedio de .272 demostrando lo estable de una estructura que estaba armada para el campeonato. La apuesta de otorgarle la conducción del club a un manager debutante, pero conocedor del equipo y de la liga como Omar López, la llegada de los hermanos Oswaldo y Orlando Arcia, de Ehire Adrianza junto a otros movimientos que se efectuaron a lo largo de la temporada fueron fundamentales para conquistar el título.

En lo individual destacar actuaciones como la de Balbino Fuenmayor con 10 cuadrangulares y 38 empujadas, Oscar Salazar sumando 17 extrabases y 26 remolcadas, el capitán Niuman Romero con 36 anotadas y 16 dobletes, el aporte de los hermanos Arcia. Orlando en su primera campaña en la liga con números impresionantes (22 extrabases, 28 impulsadas, 31 anotadas) y una defensa sensacional del campocorto. Por su parte Oswaldo en 31 juegos sumó 20 remolcadas con 62 bases alcanzadas. Sin olvidarnos del aporte de Gorkys Hernandez, Jose Castillo, los receptores José Gil y Jesús Flores, Alexi Amarista. el joven Williams Astudillo y en su campaña de despedida Tomas Perez.

En cuanto al pitcheo los abridores mostraron un balance importante con record de 17-14 encabezado por el galardonado como Pitcher del Año, el zurdo José Álvarez. Los relevistas también dictaron cátedra destacando labores como la de Pedro Rodríguez quien sumo 11 rescates y acumuló un total de 21.2 episodios consecutivos sin permitir anotación y Cody Hall salvando 12 juegos sin permitir carreras limpias en 17 entradas.

En enero la tribu se reforzó con las piezas necesarias. Felix Perez llegó como primera selección, siendo luego el más valioso de la final, junto a nombres como Cesar Valdez, Luis Ramirez y Tiago Da Silva que a la postre serian claves para la consecución del campeonato. En Semifinal dejaron registro de 11-5 para pasar a la final, 11 victorias que significaron igualar una marca de la franquicia, para al final derrotar a Magallanes en cinco encuentros y alcanzar el trapo campeonil por segunda vez en 24 campañas en la LVBP.