Noticias

REMONTADA ABORIGEN

Prensa LVBP

Caribes de Anzoátegui tuvo un fructífero noveno inning por segunda noche consecutiva para imponerse, viniendo de atrás, a Tiburones de La Guaira, por pizarra de 5-4 en el Estadio Alfonso “Chico” Carrasquel.

Un sencillo de Willians Astudillo definió el encuentro, que significó el cuarto triunfo de la temporada para la Tribu. A pesar de que el bigleaguer de los Mellizos de Minnesota guió la victoria aborigen, Niuman Romero tuvo una gran jornada al irse de 4-2, incluido jonrón, con tres carreras remolcadas, dos de ellas en el noveno capítulo.

“Contento sobre todo por la manera como ganamos, nunca dimos el juego por perdido, nunca bajamos el ánimo, siempre batallamos. Esto apenas está comenzando, esperamos que estas dos victorias nos encaminen al éxito de aquí en adelante”, dijo Romero al finalizar el partido.

Anzoátegui atacó en el mismo primer capítulo. Romero, al segundo envío del abridor Bennett Parry, la sacó por el jardín izquierdo para poner las acciones 1-0.

Tiburones empató en el cuarto, gracias a elevado de sacrificio de Arvicent Pérez. Sin embargo, la paridad no duró mucho tiempo pues en el cierre de ese episodio, Edwin García puso arriba a los de casa con inatrapable al left.

En el séptimo, Edgar Durán, con un hombre en base, sonó vuelacercas que volteó el marcador 3-2 a favor de los escualos. Al inning siguiente, Samir Dueñez descargó jonrón por el center field y así elevar, de momento, las esperanzas de La Guaira con hacerse del desafío.

Tras no haber fabricado rayitas en el octavo capítulo, con tres hombres en las almohadillas, a Caribes le volvió a sonreír la diosa fortuna en el noveno, tramo en el que Gregory Infante no las tuvo consigo para detener a los anzoatiguenses.

Luego de tolerar inatrapables seguidos de Edwin García y José Godoy, el cerrador de La Guaira terminó de complicarse, luego que Andruw Monasterio se embasara por toque de sacrificio.

Entonces, llegaría el turno de Romero, que con productivo batazo por el centro empataría las acciones 4-4.

Con un out y las bases llenas, apareció Astudillo que sentenció el desafío con imparable al center field, para que Monasterio anotara con tranquilidad desde la antesala y así concretar el lauro de Caribes, su segundo de manera consecutiva.

El triunfo fue para Víctor Capellán (2-1), mientras que Gregory Infante (1-1) cargó con el revés.