Noticias

OMAR VIZQUEL Y ROBERT MARCANO EXALTADOS

Omar Vizquel y Robert Marcano fueron exaltados este sábado, al Salón de la Fama del Beisbol Venezolano, en una emotiva ceremonia celebrada en el Museo de Beisbol, en la ciudad de Valencia, hogar del Recinto de los Inmortales.

El ex grandeliga Vizquel obtuvo un 77 por ciento de los votos del Comité Contemporáneo en su primer año de elegibilidad en el proceso de selección, mientras que Marcano, pionero en la pelota del Japón, fue seleccionado por el Comité Histórico.

“Este acto tiene un significado especial, porque se trata de dos grandes peloteros venezolanos. Cada vez que hurgamos más sobre sus carreras, siempre conseguimos hechos interesantes, que no dejan de sorprendernos, uno tras otro. Se trata de carreras muy valiosas para el país”, destacó Juan José Ávila, presidente de la LVBP y del Museo de Beisbol.

Vizquel apareció en 2.968 juegos repartidos en 24 temporadas en las Grandes Ligas con Seattle (1989-1993), Cleveland (1994-2004), San Francisco (2005-2008), Texas (2009), Chicago (2010-2011) y Toronto (2012). Su promedio vitalicio fue de .272 (10.586-2.877), con 456 dobles, 77 triples, 80 jonrones, 951 impulsadas, 1.445 anotadas, 404 bases robadas y 1.028 boletos. También disputó 57 encuentros de playoffs con los Indios (1995-1999, 2001), incluidas dos Series Mundiales (1995, 1997).

“Quiero expresar mis disculpas por no poder asistir al acto de exaltación, pero deseo darle las gracias a todas aquellas personas que tomaron su tiempo para votar por mí”, dijo Vízquel, a través de un video, que se proyectó en el auditorio Luis Aparicio del Museo de Beisbol. “También quiero agradecer a la familia Cárdenas Lares, a la familia Cohen y a Juan José Ávila, que es el presidente del Museo y de la Liga. Prometo que cuando vaya a Venezuela, compartiremos más sobre esta digna asignación. Me siento muy contento. Es un orgullo y un honor bastante grande. Por supuesto, también felicitar, a través de todos sus familiares acompañándonos en este momento, a Robert Marcano, que tuvo los méritos para estar allí. Vamos a continuar esta fiesta tan linda”.

El caraqueño sumó 11 Guantes de Oro como shortstop (1993-2001, 2005-2006), fue seleccionado tres veces al Juego de Estrellas (1998, 1999, 2002) y es dueño del promedio de fildeo más alto (.985) de todos los tiempos entre los campocortos (mínimo 1.000 juegos) y se ubica primero en desafíos disputados en las paradas cortas (2.709) y en dobleplays (1.735). También aparece entre los líderes vitalicios en asistencias, con 7.676 (3) y outs, con 4.102 (11).

Marcano, el primer venezolano que participó La Liga Japonesa de Beisbol Profesional (NPB por sus siglas en inglés), viajó al país del Sol Naciente con apenas 23 años de edad, en 1975, y se convirtió en poco tiempo en uno de los mejores extranjeros o Gaijin en la pelota rentada del archipiélago.

“Siempre estuve esperando este momento. En nombre de Dios, que me permitió estar aquí, en nombre de sus hijos que están en el exterior y de toda la familia, quiero ofrecer mi agradecimiento a todas las personas que hicieron posible estar aquí presentes”, destacó la Betty Marcano, hermana del fallecido ex pelotero, que recibió los honores durante la ceremonia. “Estoy muy emocionada, porque todos en la vida pasamos momentos dolorosos y alegres. Para mí la muerte de Robert fue muy dolorosa, pero hoy es un momento de alegría, porque al fin mi hermano está en el sitial de honor que merece. No me alcanzaría el tiempo para contar sus anécdotas, pero fue un hombre de grandes cualidades humanas, que logró la hazaña de atravesar el océano Pacífico rumbo a Japón, donde en esa época ni siquiera sabían que existía un país llamado Venezuela. Mi hermano seguirá siendo inmortal, porque siempre ha sido una estrella y las estrellas nunca se apagan”.   

El contrato de Marcano fue vendido por la organización de los Ángeles de California a los Bravos de Hankyu y de inmediato se adaptó a la cultura japonesa. En 11 campañas en Japón, entre 1975 y 1985, dejó una línea ofensiva vitalicia de .287/.322/.488, con 236 dobles, 31 dobles, 232 jonrones, 817 remolcadas y un OPS de .810. En 1978 fue el primer pelotero latinoamericano en ganar un liderato de carreras empujadas con 94 y, de acuerdo con el diario Japan Times, el nativo de El Clavo, estado Miranda, está entre los mejores 25 extranjeros que han jugado en Japón y entre los tres camareros más destacados, junto a Bobby Rose y John Sipin.

Tras su retiro en Japón, se desempeñó como scout y traductor con los Gigantes de Yomiuri, siendo responsable de la firma de Luis Mercedes Sánchez, el segundo criollo que jugó en la NPB.

En la LVBP, con La Guaira, conectó .251 (1.226-308), con 16 vuelacercas y 136 remolques, en 13 temporadas. Fue miembro del equipo campeón de los Tiburones en la zafra 1982-1983.

 Oscar Prieto Párraga, ex presidente de la LVBP y durante muchos años dueño de Leones del Caracas, fue designado como orador de orden en el acto de exaltación y recordó con emoción algunos de los pasajes más importantes en las carreras de Marcano y Vizquel.

“Robert Marcano fue un jugador, que desde muchachito derrochó talento en el beisbol”, recordó Prieto Párraga. “Cuando estaba en la pelota amateur Doble A, era la presa más apetecible de los pocos scouts de entonces. Tenía gran poder al bate, buenas manos como infielder y juventud. No fueron pocas las veces que Robert sacó la bola a mil millas en el Estadio Universitario o en el Chato Candela, cuando vestía el uniforme del recordado equipo Urbanos (…) No sólo fue el primer venezolano que jugó en Japón, sino la primera gran figura latina (…) En Venezuela también tuvo una destacada figuración con los Tiburones de La Guaira, desde 1969 y hasta 1985. Participó en 10 semifinales y tres finales”.

Prieto Párraga aseguró que nunca olvidará un episodio de la temporada 1970-1971 en la que Robert Marcano, apeló a su capacidad de gran pelotero.

“No son pocos los que aún recuerdan el célebre jonrón que le conectó al súper astro cubano Luis Tiant, para dejar en el terreno a los Leones del Caracas. Todavía cierre los ojos y veo aquel tablazo. Fue en el tercer juego de la semifinal, el 23 de enero de 1971. Ese inolvidable estacazo, no sólo sirvió para barrer a los melenudos y darle el triunfo a los Tiburones, sino para llevar a su equipo a la final contra Magallanes. Helados quedamos ese día los caraquistas que llegamos ganando 10 a 9 al noveno capítulo, cuando vino Marcano, de apenas 20 años de edad, y le sopló esa tabla al legendario lanzador cubano. Esa noche muchos no dormimos, unos celebrando y otros lamentado la derrota”.

Años después, como ejecutivo de los Leones le tocó firmar a Omar Vizquel, “Manos de Seda”.

“Recuerdo todavía con gran claridad el Campeonato Mundial Infantil de 1977 en el que fue una de las estrellas (…) Después, a los 16 años, lo volvimos a ver en un tryout, que hizo nuestro amigo Orlando ‘Marty’ Martínez para chequear algunos prospectos, entre los que destacaba Rolando Petit y Omar, que era uno de los que buscaban un chance. Después de la prueba, ‘Marty’ firmó a dos muchachos. Rolando como prospecto y a Omar, porque era imposible no sucumbir ante esas manos prodigiosas. Lo que siguió es historia. Rolando, por circunstancias de la vida, no jugó mucho, y Omar por su formación, constancia, ética de trabajo y deseos, llegó a ser, sin temor a equivocarme, uno de los mejores shortstops de la historia del juego”.

“En Venezuela, fue grande entre los grandes”, continuó Prieto Párraga. “Recuerdo muy vívidamente, que en la temporada 1986-1987 fue la única vez que le di una orden directa a un manager: ‘Quita al veterano (jugador de Triple A) y por al carajito (jugador Clase A Media), peor no lo va a hacer’. De ahí en adelante fue el shortstop de los Leones por 13 campañas”.

“Hoy exaltado al Salón de la Fama del Beisbol Venezolano, en compañía de otro gran venezolano que brilló con luz propia y abrió camino para sus compatriotas en el beisbol japonés. Entonces sean bienvenidos a la inmoralidad Omar y Robert”.